El principio básico del sistema consiste en la impulsión de agua a baja temperatura ( en torno a los 40º ) a través de circuitos de tuberías de polietileno. Las tuberías se embeben en una capa de mortero de cemento. Este, situado sobre las tuberías y bajo el pavimento, absorbe la energía térmica disipada por las tuberías y la cede al pavimento que , a su vez, emite esta energía a la habitación mediante radiación y en menor grado convección natural. Las ventajas de este sistema son multiples:

    Temperatura uniforme, sin zonas frias ni calientes. La sensación de confort del usuario es mayor, porque la temperatura del aire es ligeramente superior en las zonas cercanas al suelo. Confort también al tratarse de un sistema completamente silencioso. Entorno mas higienico y saludable, pues al no producir movimientos de aire supone un menor movimiento de polvo. Economia y ecología debido a la baja temperatura requerida ( 40º aprox. ).

    ecolosol-suelo-radiante